café y salud

El consumo de café aleja el fantasma del cáncer y otras enfermedades

 

Óscar Martín
Nuevos estudios desmitifican los problemas que el café produce en nuestra salud cardiovascular y en otros aspectos en los que, frente a lo que se pensaba, puede resultar beneficioso. 

Café y salud cardiovascular 

Estudio M Ding et al, Consumo de café y riesgo de enfermedad cardiovascular en el largo plazo: revisión sistemática y meta-análisis dosis-respuesta de estudios prospectivos de cohortes, Circulation, 2013 

Conclusión: Se realizó una búsqueda de estudios prospectivos de cohortes en los que se analizara la relación entre consumo de café y riesgo de sufrir enfermedad cardiovascular y, en particular enfermedades coronarias, ictus y fallo cardiaco, así como la mortalidad por enfermedad cardiovascular. Se incluyeron, en total, 36 estudios con 1.279.804 participantes y 36.352 casos de enfermedad cardiovascular. 

El objetivo era evaluar la relación dosis-respuesta a largo plazo entre consumo de café y riesgo de padecer una enfermedad cardiovascular. A través de este meta-análisis se observa una relación no lineal entre consumo de café y riesgo de enfermedad cardiovascular. Comparando con la categoría de menor consumo de café (0 tazas al día), el riesgo de enfermedad cardiovascular fue de 0,95 para el mayor nivel de consumo (5 tazas diarias), de 0,85 para el segundo mayor nivel (3,5 tazas al día) y de 0,89 para el tercer mayor nivel (1,5 tazas diarias).


Café y diabetes 

Estudio M Ding et al, Consumo de café normal y descafeinado, y riesgo de diabetes tipo 2: revisión sistemática y meta-análisis dosis-respuesta, Diabetes Care, 2014, volumen 37  

Conclusión: Se realizó una revisión bibliográfica seleccionando estudios en los que se analizara la relación entre consumo de café y riesgo de diabetes tipo 2. Así, se incluyeron 28 estudios prospectivos, con 1.109.272 participantes y 45.335 casos de diabetes tipo 2. Comparando con el no consumo, o el consumo muy poco frecuente de café, el riesgo relativo de padecer diabetes fue de 0,92, 0,85, 0,79, 0,75, 0,71 y 0,67 para el consumo de entre una y hasta seis tazas de café diarias respectivamente. 

El riesgo relativo de diabetes para cada incremento en el consumo diario de una taza de café fue de 0,91 para el café con cafeína y de 0,94 para el descafeinado. En conclusión, el consumo de café muestra una relación inversa dosis-respuesta con el riesgo de padecer diabetes tipo 2. Tanto el café con cafeína como el descafeinado demuestran tener esa relación con un menor riesgo de diabetes. 

Café e hígado 

Estudio S R Machado et al, El café tiene propiedades hepato-protectoras en pacientes crónicos de hepatitis C en Brasil, incluso en dosis de consumo diario inferiores a las habituales en América y Europa, The Brazilian Journal of Infectious Disease, 2013 

Conclusión: Para evaluar los efectos de la ingesta de café en el tratamiento de pacientes con hepatitis C crónica se analizaron, en 136 pacientes con esta patología, a través de análisis bioquímicos, posibles alteraciones morfológicas o metabólicas. 

La ingesta de café representaba más del 90% de la ingesta total de cafeína diaria y el percentil 75% se estableció en cuatro tazas de café al día (≥ 255 ml/día o ≥ 123 mg cafeína/día). Así, se demostró que los pacientes con mayores niveles de consumo de cafeína mostraron niveles menores de aspartato aminotransferasa, menores frecuencias de fibrosis avanzadas y de actividad histológica de grado A3 y A4. 

En conclusión, el consumo de cafeína por encima de 123 mg diarios se asoció con una reducción de la fibrosis hepática. Además, el estudio apoya la hipótesis de que el consumo de café tiene efectos hepato-protectores en pacientes brasileños con hepatitis C crónica para niveles de consumo inferiores a los observados en estudios con pacientes de Estados Unidos o Europa. 

Café y cáncer de próstata 

Estudio S Cao et al, Consumo de café y riesgo de cáncer de próstata: un meta-análisis de estudios prospectivos de cohortes, Carcinogeneis, 2013 

Conclusión: Los estudios observacionales y las evidencias en animales sugieren que existe una relación entre el consumo de café y riesgo de cáncer de próstata. Se realizó una evaluación sobre estudios prospectivos de cohortes identificando aquellos estudios que cumplieran con una serie de criterios predeterminados, incluyendo 10 estudios prospectivos en los que participaron 206.096 personas con 8.973 pacientes de cáncer de próstata. 

Comparado con aquellos individuos que nunca o casi nunca bebían café, el riesgo relativo agregado de padecer cáncer de próstata fue de 0,88 para los bebedores habituales de café. La exclusión de alguno de los estudios no modificó las estimaciones de riesgo combinado. 

La inspección visual del gráfico de embudo y los test de Begg y Egger no indicaron la existencia de sesgo de publicación. En resumen, las evidencias conjuntas derivadas de estos estudios prospectivos de cohortes apoyan la hipótesis de que el consumo de café puede reducir el riesgo de padecer cáncer de próstata.
 
www.saludintegralmadrid.es

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *